queso de cabra

un huevo batido

harina

pan rallado normal

aceite

sal

Preparación:

Previamente debemos poner el queso en el congelador para que al freirlo esté muy frio y evitar que se deshaga.

No hace falta que esté congelado, pero si muy frio.

Cortamos el queso en trozos más o menos regulares y lo pasamos por huevo batido.

Luego lo rebozamos en harina pero procurando que no quede un exceso.

Lo volvemos a pasar por huevo batido y finalmente por pan rallado.

Apretamos bien para que el pan rallado quede bien adherido al queso.

Luego lo freimos en aceite bien caliente.

Esto tambien se puede agregar a la ensalada de luchugas con piña y granos de granada.

Se puede congelar. Así, cuando lo necesitemos no tendremos más que sacarlo del congelador y freirlo directamente, sin dejarlo descongelar.

Deja un comentario

Su correo electrónico no será publicada.

X